Edificios para el parque de proveedores de RENAULT ESPAÑA (Valladolid)
ADE PARQUES TECNOLÓGICOS Y EMPRESARIALES DE CASTILLA Y LEÓN, S.A.
2011
Logística, distribución y transporte

El catalizador de la propuesta es la idea de que la ordenación de un sector de servicios a una industria no es sólo un proyecto de arquitectura o de ingeniería, ni debiera abordarse como una megaestructura.

Se trata más bien de pensar que quizá sea algo próximo a una sistemática, a fabricar condiciones, reglas de juego para que finalmente la arquitectura pueda producirse en el tiempo.

El proyecto se entiende como ese acto de conjuntar la diversidad final de las edificaciones de modo impredecible, el azar controlado que implican los juegos.

Los edificios ocupan la parcela a lo largo dando lugar una disposición transversal en peine de unos volúmenes alargados de 20 x 50 metros en la mayoría de los casos. En el menor se disponen volúmenes de 20 x 25 metros edificados en dos plantas con el objeto de liberar espacio para futuras ampliaciones y conseguir una mayor cualificación del espacio exterior.

Se trata más bien, por lo que respecta a estos cuerpos geométricos simples, de conseguir que sean tan ricos, complejos, variados y flexibles como sea posible. La noción de identidad o de unidad no debe ser simplemente reductora, sino que ha de tener una capacidad generativa.

Para la materialización de los volúmenes se parte de una estructura homogénea y sencilla, un entramado regular de pilares y vigas metálicos que sirve también de base para la composición de las fachadas. La distancia entre pilares es de 20,00 metros y de 5,00 metros en dirección perpendicular, y la longitud de las vigas de 20 metros.

Con el fin de introducir cierta vibración en las fachadas de edificios similares, y con una base tan monocorde como la descrita, se establecen dos líneas argumentales: por un lado, la disposición de los huecos y por otro, el propio acabado de las superficies metálicas. Así, el trabajo realizado sobre las envolventes de los volúmenes, condiciona e intensifica esta interfaz en la que se define la arquitectura. La piel de los edificios, que en general hace referencia a cuestiones muy tecnológicas, pertenece más al ámbito de la indumentaria y adquiere por esta vía un valor cultural.

Frente al hieratismo y opacidad de las fachadas exteriores a la parcela, se propone otra interior capaz de adoptar distintas configuraciones, de cambiar como la vida y las personas cambian, de dar forma a un espacio donde la mirada pueda detenerse.

Ingeniería Teicon s.l. - Aviso legal